La tarde de un escritor, Peter Handke


Cuando Peter Handke recibió el premio Nobel, que aceptó a diferencia de lo que había hecho anteriormente con otros prestigiosos premios, se levantó una ola de indignación relacionada con determinadas opiniones políticas de Handke en relación con las guerras que pusieron fin a la antigua Yugoeslavia. Como si fuera tan sencillo decidir quiénes son los Buenos y los Malos en cualquier contienda. Handke siguió a lo suyo, como ha hecho toda su vida. Y siguió escribiendo, porque no sabe o no quiere hacer otra cosa.
No es fácil meterse en el mundo literario de Handke. Sus libros no tienen casi trama. Al contrario, encierran innumerables ideas, apreciaciones, observaciones de la realidad y del lenguaje, y un ritmo sosegado, que hay que asumir para poder leer sus ensayos y relatos.
La tarde de un escritor es una reflexión permanente sobre lo que hace un escritor —uno en particular, pero con pretensiones de universalidad— en una tarde de invierno, después de haber llenado de tinta una nueva página de su libro. Encontramos muchos elementos utilizados generalmente en estas descripciones: capacidad obsesiva de observación, introspección casi narcisista, moverse sobre el agudo filo que separa la autoestima del autoodio, evitar y explorar a sus lectores, sin llegar realmente a conocerlos, y la búsqueda de un estado de paz consigo mismo y con el mundo que, como todos sabemos, no es tan fácil de alcanzar.
Si alquien se decide a leer uno de sus libros, le recomiendo que se prepare antes de hacerlo. Que vaya frase por frase, sin caer en la tentación de dirigir los ojos hacia el siguiente párrafo para ver si ahí «pasa algo». Si lo hace así, y consigue desvincularse del ritmo frenético que nos acecha en todo momento, estoy seguro de que disfrutará.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

A plena luz, J. R. Moehringer


El periodista norteamericano J. R. Moehringer ha escrito una interesante biografía novelada de Willie Sutton, uno de los ladrones de bancos más conocidos de la historia. Las fechorías de Sutton se remontan a los años 20 y 30, y de nuevo a los años 50 del siglo XX. De origen irlandés, nació en Brooklyn en 1901, y fue una de las víctimas de las crisis económicas que azotaron a los Estados Unidos durante ese siglo. Si bien utilizaba armas para amenazar a los empleados y clientes de los bancos, Sutton no mató ni hirió a ninguna persona durante sus asaltos. Escribió dos autobiografías, que se contradicen abiertamente en algunos episodios, y en torno a su vida se agrupan numerosas leyendas.
Esto otorga al autor una cierta libertad en su narración, cuidada y entretenida. Moehringer recurre a dos personajes ficticios, un reportero y un fotógrafo, que supuestamente recogen a Sutton en 1969, cuando sale de la cárcel por virtud de un indulto y recorren con él los lugares más importantes de su trayectoria en Nueva York. Como suele suceder en las biografías de malhechores, el autor genera en el lector una cierta simpatía por el ladrón, como si fuera una especie de Robin Hood y el sistema policial y judicial personificara un poder ilegítimo. En realidad, Sutton no redistribuía el dinero, sino que sencillamente lo robaba.
La popularidad de Sutton ha llevado a hechos curiosos, como la llamada «ley de Sutton», que se explica en las escuelas de Medicina de los Estados Unidos, y que dice que debe comprobarse siempre en primer lugar el diagnóstico más evidente. Según la leyenda, Sutton respondió a la pregunta sobre su motivación para robar bancos con una sencilla explicación: «porque ahí es donde está el dinero». Al parecer, él no lo dijo nunca.
En cualquier caso, la novela es interesante, y no faltan incluso detalles humanos atractivos.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

Caballos lentos, Mick Herron


Me recomendaron esta obra como novela trepidante de intriga en el entorno del MI5, el servicio de contraespionaje británico. Es la primera de una serie centrada en Jackson Lamb, el jefe de una sección especial de esta agencia, denominada la Casa de la Ciénaga (Slough House) por servir de «aparcamiento» o rampa de salida para agentes que han cometido un error importante. En la novela se expone el panorama y se describe el caso de un joven paquistaní secuestrado, al que los captores amenazan con cortar la cabeza en un plazo de 48 horas. Dos de los «Caballos lentos», como se denomina en la jerga de la agencia a los ocupantes de la Casa de la Ciénaga, se ven implicados, aparentemente por casualidad, en el caso.
A partir de ahí se va desarrollando la trama, narrada con un lenguaje sarcástico, sin empatía alguna frente a los personajes y frente a la sociedad en general. La narración va alternando escenas, enlazadas de manera ingeniosa por el lenguaje, que consiguen un cierto ritmo dramático, pero que, a mi modo de ver, no consiguen implicar al lector. Quizá sea precisamente el tono sarcástico lo que lo impide. O el desapego del autor frente a los personajes, sean estos de los «buenos» o de los «malos».
La recepción de la novela en Inglaterra ha sido muy buena, y se ha traducido a numerosos idiomas. Creo que daré otra oportunidad al autor más adelante.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

Canciones de amor a quemarropa, Nickolas Butler


Cinco amigos de un pequeño pueblo se reencuentran recién superada la treintena con ocasión de la boda de uno de ellos. Cada uno tiene su propia historia, sus fracasos y sus éxitos, y también sus secretos. Una trama que podría escenificarse en cualquier lugar del mundo. Nickolas Butler elige Little Wings, un pequeño pueblo ficticio en Wisconsin, en el Oeste Medio norteamericano con sus inviernos crudos y su vida rural, su música, sus vicios y sus virtudes. Varias narraciones en primera persona, firmadas por los cinco amigos, van describiendo todo un mundo de relaciones humanas, que ponen en peligro una amistad de toda la vida. Sin duda, el gran protagonista de la obra es la amistad, que logra incluso reconciliar a dos potenciales rivales.
El libro es atractivo por el estilo en el que está escrito. Sin exageraciones, sin patetismo, sin estereotipos y, en cambio, con una gran humanidad, con un gran apego a la propia tierra y con gran comprensión frente a los errores cometidos, tanto propios como ajenos. Me ha gustado mucho.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

Vozdevieja de Elisa Victoria

Vozdevieja te devuelve a la infancia. No a una infancia conocida, pues yo no tuve una madre enferma de pequeña ni una especial relación con mi abuela, pero sí a una infancia reconocible.

Hablando sobre los pasatiempos que tiene una niña de 9 años, con la que a veces se metían sus compañeras, que tenía grandes ídolos a los que iba viendo conforme pasaba el tiempo cada vez más reales, que se planteaba preguntas que muchas veces los adultos no sabían cómo responder, te hace a ti recordar elementos que interseccionan en tu infancia.

Elisa Victoria te habla intercalando reflexiones con diálogos y descripciones, y recuerda mucho no sólo al propio pensamiento, sino también al que tuviste con unos años menos. En este libro, lo cotidiano se vuelve reseñable y te permite desconectar de tu día a día para conectar con el que Marina tiene y con el que tú mismas tuviste en un pasado.

Es un libro para disfrutar, para volver a saborear los dulces y amargos de tu niñez e, incluso, para preguntarte sobre las que ahora tienen tus niñas y niños cercanos. A mí me ha acompañado antes de dormir, en los descansos de estudio e incluso en el transporte público. A veces con carcajadas, otras con reflexiones y con algún golpe en el pecho.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

Tantos días felices, Laurie Colwin


Me recomendaron esta novela con las siguientes palabras: una novela para desintoxicar de la literatura-guión, de la literatura frenética y de la literatura pesimista. Empecé a leerla, más por confianza en quien me había hablado de ella que por la presentación en Amazon. ¿Una historia de amor a lo Jane Austen en los Estados Unidos? ¿Un análisis costumbrista de americanos neuróticos? El argumento final fue el número de páginas. Me dije: en el peor de los casos, 163 páginas pasan rápido.
Nada más empezar a leer, el argumento y el estilo me convencieron. Guido y Vincent, dos primos muy diferentes, acaban la universidad y comienzan a trabajar. Guido es como Malaquías, lamentándose sin cesar de su sino, mientras que Vincent ve siempre y espera siempre lo positivo. Tras diversos escarceos, cada uno de ellos conoce a la mujer con la que quiere casarse. Holly, la elegida por Guido, es organizada, eficaz y tiene un carácter impenetrable. Misty, colega de Vincent antes de convertirse en su esposa, combina la misantropía con un carácter combativo, que no concibe la vida sin tener que imponerse a un entorno enemigo en una lucha sin fin de clases y razas.
Si a esto se suman algunos parientes y amigos de las dos parejas se dispone de suficiente materia para escribir una novela atractiva, que no necesita un comienzo ni un final definidos, en la que se disfruta de las penas y las alegrías de los personajes sin necesidad de una excesiva implicación personal. Además, a diferencia de Jane Austen, a Laurie Colwin no le importó acortar la novela a una longitud que deja sabor a más. Recomendable.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

El perfeccionista en la cocina, Julian Barnes


Julian Barnes domina como pocos el arte de escribir ensayos con una buena dosis de sentido común, una prosa brillante, autocrítica y humor inglés.
Esta obra trata de la cocina en general y, más en particular, de los libros de cocina. Julian Barnes, cocinero aficionado, narra su experiencia con diversos libros, con las diferencias que existen entre un chef escoltado por un ejército de pinches y alguien que intenta preparar un plato siguiendo las instrucciones más o menos detalladas de un libro de recetas y con el equipamiento de una cocina «normal». Nos cuenta como afrontar retos tales como decidir qué es una cebolla «mediana» y cuánta sal cabe en una «pizca».
Libro sin grandes pretensiones para disfrutar.

Publicado en General | Etiquetado | Deja un comentario

El guardián entre el centeno, J.D. Salinger


No voy a intentar escribir algo original sobre esta novela, una de las obras míticas del siglo XX por muchos motivos, incluyendo su relación con algunos famosos asesinatos. La leí hace mucho tiempo (no en el colegio: en la época de Franco esta novela de 1951 estaba todavía prohibida en muchos países y no había alcanzado la popularidad necesaria para convertirla en literatura clandestina, como sí lograron otros escritores) y la he vuelto a leer ahora a raíz de una conversación con un amigo. Se lee en uno o dos días, y es una de las obras literarias que dejan poso. La figura del adolescente rebelde, inseguro y al mismo tiempo obsesionado es recurrente en la cultura estadounidense. Basta con pensar, por ejemplo, en las películas de James Dean.
El narrador es un joven de 16 años al que acaban de expulsar de un colegio internado de cierto prestigio. Es algo que no le afecta especialmente, pues ya le ha sucedido en otros colegios. Toda la obra refleja el hastío, el aburrimiento y la desorientación de un joven que no encuentra su papel en el mundo, salvo por su relación con otras personas. Una relación que tiende a torcerse muy rápidamente, incluso con las personas que más aprecia, como su hermano mayor y su hermana pequeña. Durante los tres días que se narran, incluyendo sus noches, Holden Caulfield se relaciona y se enfada con todo el que lo rodea, se gasta todo el dinero que tiene y cambia de planes en cada frase. El lenguaje grosero (en la traducción al castellano se nota menos) y la agresividad, si bien no física, que destila Holden contribuyen a la relación identificación-rechazo que desarrolla el protagonista con el lector.
La recepción del libro, tanto en su país como en el resto del mundo, es asombrosa. Hasta ahora se han vendido más de 70 millones de ejemplares, y la novela es lectura obligatoria en muchos colegios. Autores de la categoría de Hermann Hesse han alabado la novela, y se encuentran referencias, a veces simplemente con el nombre del protagonista o del autor, en innumerables novelas y películas.
En definitiva, una novela imprescindible, sea o no sea de gran calidad literaria.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

Catedrales, Claudia Piñeiro


He leído varias novelas de Claudia Piñeiro, la mayoría me han gustado. Con esta novela tengo una relación diferente. No es que no me haya gustado. La historia está bien construida, los conflictos entre los personajes también. La trama tiene cierto suspense, que deja de serlo muy pronto, mucho antes de que la narración desvele el supuesto misterio. Dos cosas no me han gustado, pero quizá antes una breve reseña.
Carmen, Lía y Ana son las tres hijas de una familia de clase media en un barrio porteño. Desde muy pequeñas van naciendo conflictos, envidias, celos, sobre todo entre la mayor, Carmen, muy dominante, y Ana, la pequeña, que se le parece mucho. Los conflictos se van agudizando y encuentran su punto álgido en una época en que las dos cooperan con grupos católicos de la parroquia de San Gabriel. Poco después, Ana muere en circunstancias trágicas, y es encontrada en un potrero, descuartizada e incinerada. Al poco, Lía abandona la familia y se va a vivir a Santiago de Compostela. Mucho tiempo después, Carmen y su marido Julián aparecen en esa ciudad buscando a su hijo, Mateo, que se ha desvinculado de ellos. En ese momento comienzan las revelaciones.
Los treinta años que pasan entre la primera y la segunda parte de la narración no me parecen creíbles, este es el primer punto de critica. El segundo es uno que me gustaría hablar personalmente con la autora. Los personajes son caricaturas. Sobre todo Carmen y Julián, fanáticos religiosos, y sus argumentos, que salen una y otra vez a colación en la novela. La autora extiende esta postura a toda persona creyente. Todo lo demás, incluyendo la conducta de Ana, se justifica en aras de la libertad. También el pensamiento de Mateo es poco asumible, y el empeño de la autora que es consecuencia de las creencias de sus padres. Piñeiro está en su derecho de pensar como quiera, de poner esos pensamientos en boca de sus protagonistas, e incluso de dibujar personajes monstruosos como Carmen, pero de ahí a generalizar y a afirmar o sugerir que las acciones de una psicópata se deben a sus creencias religiosas hay un paso muy grande.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

La cara norte del corazón, Dolores Redondo


He leído esta novela de Dolores Redondo sin conocer la trilogía del Baztán, de la que es una precuela. La narración está centrada en la figura de Amaia Salazar, a la sazón subinspectora de la policía foral que toma parte en un intercambio de la Europol en la academia del FBI y es invitada a participar en una investigación sobre un posible asesino en serie. Trabaja bajo el mando del inspector Duprée, un policía intuitivo como Amaia que parece ocultar un secreto inquietante. La investigación les lleva literalmente al ojo del huracán, en concreto, de Katrina, que asola la ciudad de Nueva Orleans mientras el equipo de investigación realiza su trabajo, ampliándolo con unas misteriosas desapariciones de niñas.
Durante la narración se van alternando los hechos actuales en Luisiana y en Texas con recuerdos de Amaia, que nos remontan a su relación con su madre y su padre y al bosque del Baztán con sus habitantes reales y míticos. A esto se suman el vudú en sus manifestaciones más oscuras, la gestión de la crisis originada por el huracán y la personalidad de los agentes. El ritmo está bien elegido, y se acelera al final, como corresponde a una novela de suspense. El hecho de que una de las líneas quede abierta puede interpretarse como renuncia a profundizar en ella o como preparación de una secuela de la precuela… Recomendable.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario