Los crímenes de Alicia, Guillermo Martínez


Una novela policíaca diferente de las que están de moda últimamente. El protagonista no es esta vez el comisario, y el autor tampoco intenta despistar al lector con prácticas de ilusionismo literario. El narrador, argentino como el autor, se encuentra en Oxford investigando en un tema de Lógica. Su profesor, Arthur Seldom, es miembro de una exclusiva hermandad que debe honrar y proteger la persona y las obras de Lewis Carroll, el autor de Alicia en el país de las maravillas. Poco antes de la publicación de sus diarios, una becaria descubre una hoja arrancada de uno de los diarios, relacionada al parecer con la oscura relación de Carrol con Alicia Liddell, que el escritor fotografió repetidas veces cuando esta tenía 11 años. A partir de ahí comienzan a suceder hechos extraños, que culminan en tres asesinatos.
Las acusaciones de pedofilia contra Lewis Carrol son relativamente recientes, y se refieren a unas pocas fotografías de niñas pequeñas. El autor trata este tema con delicadeza, subrayando las diferencias de los primeros años de la fotografía con respecto a nuestros tiempos. La narración es un poco lenta, y acaba al estilo de Agatha Christie, con una explicación extensa de los hechos. Con todo, no acabo de comprender que esta novela haya recibido el Premio Nadal.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

La viuda negra, Daniel Silva


Esta novela de espías y terroristas forma parte de una saga en torno a un agente de la Mossad, Gabriel Allon. No es necesario conocer los libros anteriores para leer este. Gabriel, que fue declarado oficialmente muerto por los servicios de inteligencia israelíes, en realidad está vivo y trabaja para la “Oficina”, el departamento del Ministerio del Interior que intenta defender al país de los ataques de terroristas.
Dos atentados con la firma del ISIS, uno de ellos en París y otro en Amsterdam, tienen como objetivo inmediato ciudadanos israelís o judíos franceses. Se teme que los siguientes objetivos serán los Estados Unidos e Israel. Se busca a una persona capaz de infiltrarse en el ISIS en la búsqueda de un terrorista conocido por el nombre ficticio Saladino. Natalie, una médico francesa que huyó a Israel por la inseguridad que sentía en Francia, recibe una petición inusual. A partir de ahí se aceleran los acontecimientos, y Natalie se convierte en Leila, una palestina que perdió a su amado por sus supuestas conexiones terroristas y que se ha convertido así en una “viuda negra” que busca venganza.
El ritmo de la novela está muy logrado, las referencias actuales son inquietantes y la visión de los “conflictos” y las religiones muy israelí, si bien no necesariamente religioso-judía. Me ha gustado.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

La frontera, Don Winslow


Tercera novela de la trilogía sobre y en torno al narcotráfico en México y en Estados Unidos. Los personajes ficticios son conocidos: el funcionario de la DEA Art Keller, los narcotraficantes de las familias Barrera, Esparza y Caro, diversos círculos políticos y económicos en ambos países que, de un modo u otro, se benefician del tráfico de drogas, y los que lo sufren, incluyendo a los drogadictos y sus familias. En esta tercera novela, que tiene lugar en los años 2015-2018, se hace referencia a un personaje muy concreto de la política estadounidense, que no sale muy bien parado.
Art Keller recibe la oferta de dirigir la DEA. Un senador amigo lo coloca a la cabeza de la Drug Enforcement Administration con vistas a su propia candidatura a la presidencia. Luego, las cosas cambian y un candidato populista gana las primarias republicanas y, más adelante, es elegido sucesor de Obama en la Casa Blanca. Keller, perseguido por sus fantasmas interiores y por asesinos muy concretos en el exterior, intenta por todos los medios llamar la atención de políticos y ciudadanos sobre dónde radica, a su modo de ver, el verdadero problema. No son los drogadictos, que pueden considerarse más bien víctimas colaterales de una situación social, y tampoco los pequeños camellos, sino los grandes traficantes y muchos empresarios y políticos que se benefician en definitiva del tráfico de drogas.
Al igual que las dos novelas anteriores, El poder del perro y El cártel, Winslow utiliza un lenguaje duro y coloquial, y narra los desmanes y el estilo de vida de un modo realista, explícito pero sin recrearse en las imágenes. El tercer libro se diferencia de los dos anteriores por el acento que pone en la corrupción a ambos lados de la frontera, que según él llega hasta los más altos niveles. Me ha gustado, como las dos anteriores.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

Serotonina, Michel Houellebecq

Hay autores que escriben lo que el público quiere leer, y lo adornan con finales felices, dejando de lado temas desagradables como la muerte, la depresión, la soledad, la desesperación. Michel Houellebecq hace todo lo contrario. Con un lenguaje cínico y un desprecio casi clínico de cualquier tabú, el escritor francés provoca al lector, explicándole a dónde llevan determinadas posturas y corrientes de pensamiento, especialmente la llamada revolución del 68.
En esta novela, narrada en primera persona por Florent-Claude, un inteligente funcionario del Ministerio de Agricultura, se describe su proceso consciente de autodestrucción. Florent, en tratamiento por depresiones, describe en la novela el fracaso de sus relaciones amorosas con tres mujeres, así como de su amistad con Aymeric, un noble terrateniente y agricultor idealista que acaba sucumbiendo a las políticas comunitarias.
Sin autocompasión alguna, Florent recuerda las oportunidades que tuvo y que dejó escapar, condenándose y condenando a sus amadas a la soledad. Durante el intento de recuperar la amistad de Aymeric en Normandía es testigo de un desenlace trágico, que no intenta ni se siente en condiciones de evitar. Más adelante se plantea incluso un asesinato para salvar la antigua relación con Camille, pero no se siente capaz de perpetrarlo.
En definitiva, una crítica sangrienta a la sociedad, que acaba con una consideración, cuanto menos, memorable, acerca de la providencia divina. Difícil de encuadrar en el conjunto de la novela, pero lógica si se conoce algo la vida y las ideas del autor. No es un libro que recomendaría a cualquiera. Desde luego, a nadie que reciba medicación antidepresiva.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

Una temporada para silbar, Ivan Doig


Esta encantadora novela relata unos años de la vida de una familia de “colonos” tardíos del Estado de Montana a comienzos del siglo XX. Paul Milliron, el cronista, relata esos años desde la perspectiva de los años 50 de ese mismo siglo. La sociedad estadounidense, asombrada por el lanzamiento del Sputnik y la ventaja resultante de los rusos en la carrera espacial, decide que los colegios rurales de una sola aula deben desaparecer, aunque ello suponga desplazamientos considerables para los alumnos. Paul trabaja para la administración escolar y es responsable de comunicar esta decisión a numerosos profesores de la zona donde creció. Es precisamente una de estas escuelas el centro de la novela, en torno al cual conocemos a la familia de Paul, formada por el padre viudo y tres hijos, a Rose, el ama de llaves que contratan por correo respondiendo a un anuncio en el periódico, donde se presenta con la frase “no cocina, pero tampoco muerde”, a Morrie, el hermano de Rose, que llega con ella desde Chicago, y a toda una sociedad dispersada en pequeñas granjas que exigen mucho de sus propietarios y les dan poco.
La narración es sencilla, en parte divertida, sin más dramatismo que una familia de tramperos a la que temen todos los vecinos y la amenaza de la inspección escolar y con un detalle anecdótico, el paso del cometa Halley en 1910, en unas fechas decisivas para los protagonistas de la historia.
Una novela recomendable para quien busca un relato reposado y sin estridencias.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

Doce reglas para vivir, Jordan Peterson


Aunque lo parezca por el título, no se trata de un libro de autoayuda. Comparte con este tipo de literatura el tono imperativo, los ejemplos de la vida real, incluso del propio autor, y la enumeración de reglas, doce en este caso, que deben ayudar al lector en su situación personal. Se le puede oponer que no es posible aconsejar del mismo modo a miles de millones de personas en circunstancias muy variadas. Por otro lado, los consejos son asequibles, en parte evidentes y nada indulgentes con el lector.
No es un tratado para “ser feliz sin esfuerzo”, sino todo lo contrario. A lo largo de todo el libro, que le leído en castellano y he escuchado en alemán, a veces simultáneamente, a veces por separado, Peterson describe el mundo real. Bueno, el mundo occidental real, desde la perspectiva de un psicólogo clínico, que recibe cada día en su consulta a personas con problemas, y que da clases en varias universidades, además de conferencias, seminarios, mesas redondas y mucho más.
La crítica de que ha sido objeto se centra en el modo apodíctico en que presenta determinadas tesis, sobre todo las derivadas de estudios neurológicos y sociológicos, en su apertura frente a una cierta transcendencia (en la que incluye tanto las religiones como tradiciones orientales y, su tema más auténtico, los mitos) y las conclusiones a las que llega, que chocan con el tono relativista que domina los medios de comunicación y con los temas impulsados por grupos de presión, como gender.
En sus explicaciones aparecen tanto textos bíblicos como budistas, tradiciones de los indios canadienses o cuentos como Hansel y Gretel y Pinocho. A partir de puntos de partida tan diversos como el hecho de que la mayoría de los pacientes no se atiene a las prescripciones de sus médicos sobre la medicación, mientras que aplican con rigor los consejos de su veterinario para tratar a su mascota, o la enfermedad sufrida por su propia hija, un tipo específico de artritis juvenil, va desarrollando y fundamentando sus 12 reglas, como antídoto contra el desorden, el caos, que tiende a dominar el mundo siguiendo las leyes de la entropía y que tiende a arrastrarnos a la infelicidad.
Como siempre sucede con estos libros, el lector va desarrollando su propias teorías a lo largo de la lectura, sea rechazando, sea aceptando los argumentos del autor. En cualquier caso, invita a pensar, que no es poco.

Publicado en General | Etiquetado | Deja un comentario

El primer hombre, Albert Camus


¿Qué sentido tiene publicar un manuscrito incompleto y en parte incomprensible de un escritor consagrado como Albert Camus? ¿Y qué sentido tiene publicarlo más de 30 años después de la muerte de su autor? Los herederos del genial escritor francés, que murió solo 3 años después de recibir el premio Nobel, aluden a la polémica existente en su tiempo acerca de la relación de Camus con Sartre. Como es sabido, Camus se distanció públicamente del existencialismo y de la doctrina socialista. Pero, después de leer el libro y los apéndices, no logro comprender este argumento.
La novela consta de una sección claramente autobiográfica, en la que Camus se presenta Como Jacques Cormery, y un buen número de hojas con apuntes, esbozos de diálogos, simples palabras que debían ayudar al autor a completar capítulos o escenas, y dos cartas, que Camus intercambió con su profesor de enseñanza primaria en Argel. La descripción se centra en tres momentos: el nacimiento del joven Jacques en un viñedo cercano a Mondovi, los años de infancia en un suburbio de Argel con su hermano, su madre, su abuela y un hermano de su madre, y un viaje que el protagonista hace al Marne para visitar la tumba de su padre y a continuación a Argel, en los explosivos años 50, para narrar a su madre cómo es la tumba de un hombre que la dejó viuda y con dos hijos en un lugar inhóspito y en la miseria.
La narración lineal está salpicada de ideas y reflexiones sobre el sentido de la vida, sobre la pobreza, sobre la guerra, sobre la pena de muerte, sobre la patria (“Mi padre nunca había visto Francia. La vio y lo mataron.”). La figura de su madre, inculta, trabajadora, resignada a una vida miserable sin plantearse alternativas, ocupa el lugar central en las reflexiones del Cormery adulto.
Tengo que decir que he disfrutado de la lectura. No tanto por lo que sucede, pues es poco, y ya conocía la vida de Camus, sino por el modo de exponer las observaciones de un niño de 13 años, que no duda en afrontar una pelea en el “campo del honor” por no dejar sin castigo el insulto de llamarlo enchufado, y que no se atreve a mentir a un extraño para conseguir un trabajo durante las vacaciones. También los apuntes desordenados de las notas adicionales reflejan la genialidad del escritor francés, pied-noir de tercera generación, que conservó siempre en su interior vivencias asombrosamente nítidas en el particular clima colonial de Argelia. Estas notas recogen reflexiones como la siguiente: “Empezar la última parte con esta imagen: el asno ciego que pacientemente, durante años, da vueltas en la noria, soportando los golpes, la naturaleza feroz, el sol, las moscas, siempre soportando, y de esa lenta marcha en círculo, aparentemente estéril, monótona, dolorosa, el agua brota infatigablemente.” Recomendable como complemento a las demás obras de Camus.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

El último barco, Domingo Villar


La maquinaria publicitaria que ha lanzado este libro es un ejemplo de cómo funciona hoy en día el mundo editorial. El autor lo conoce, conoce el mundo de la prensa y de los medios, y sabe cómo preparar una entrada en el mercado. No quiero con ello quitar mérito al libro, ni mucho menos, pero tengo que reconocer que me ha irritado un poco el peso mediático. Las dos novelas anteriores me gustaron mucho, y este es el motivo por el que me enfrenté a las 700 páginas de la novela.
Los protagonistas son conocidos, especialmente el inspector Leo Caldas, su ayudante Estévez, otros miembros de la comisaría y el locutor de la emisora local que dirige la emisión radiofónica en la que Caldas se enfrenta a las preguntas de radiooyentes. Todo este escenario, con el fondo de la ría de Vigo, sirven de paisaje y de tramoya a una narración que comienza lenta, va acelerando y acaba en una sucesión imprevista de acontecimientos. Las conocidas citas lexicográficas interrumpen como de costumbre la narración a modo de “running gag”. Según el propio autor, cada capítulo tiene una cierta entidad propia. En la práctica, la separación resulta a veces artificial y molesta.
La trama: un prestigioso cirujano acude a la comisaría a denunciar la desaparición de su hija Mónica, de unos 30 años de edad, profesora de cerámica en una escuela local de artes y oficios. A primera vista no parece motivo para iniciar una investigación, pues no hay huellas de violencia. El cirujano hace valer toda su influencia para que se investigue el asunto. A lo largo de muchas páginas van apareciendo personajes que pudieran estar implicados, desde un inglés, fotógrafo aficionado a las aves, hasta los contactos en la Escuela y Camilo, un joven “especial” con dificultades de comunicación que vive cerca de la desaparecida.
Los posibles móviles, la insistencia del cirujano, las dificultades para obtener información objetiva y la intuición del inspector van guiando a bandazos un proceso en el que suceden los sospechosos a un ritmo vertiginoso. Las particularidades de la investigación policial, con el papel de la justicia, el paisaje de la ría de Vigo, el viñedo del padre de Caldas y la supuesta reticencia a la comunicación directa que hace sufrir al aragonés Estévez son otros elementos de una novela en general agradable de leer, pero nada más. El desenlace me parece demasiado forzado.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

Los colores del incendio, Pierre Lemaitre


Pierre Lemaitre ha demostrado con creces su habilidad para montar novelas con personajes insólitos y tramas aventuradas pero, al mismo tiempo, factibles. Esta obra se presenta como segunda entrega de una trilogía sobre la época entreguerras en Francia. La primera es la premiada novela “Nos vemos allá arriba”. En efecto, la trama narrada comienza en 1927 y finaliza en 1936. Se trata, por tanto, de los años de las crisis económicas, de la inestabilidad política, del surgimiento de los fascismos en varios países europeos y de la amenaza del nacionalsocialismo de Hitler. La protagonista de la novela, Madeleine Péricourt, lo expresa así cuando constata que su inquilino se niega a pagarle el alquiler, que ella y su hijo necesitan para sobrevivir: “estos tiempos son especialmente brutales”. Y así es la novela. Brutal, aunque no abunden escenas de violencia. Inmoral en el sentido más amplio de la palabra, pues lleva al lector a identificarse con las fechorías de la protagonista, suavizadas por un tono a veces divertido e incluso grotesco.
Madeleine Péricourt es la hija del presidente de un banco privado. Divorciada, con el ex-marido en prisión y un hijo a su cargo, lleva una vida opulente en una sociedad en crisis. La novela comienza el día del entierro del banquero, que recibe incluso la visita póstuma del Presidente de la República. En medio de la ceremonia, su hijo Paul se tira desde el segundo piso de la mansión, salvando la vida pero quedando hemipléjico. A partir de ahí, la vida de Madeleine da un vuelco a peor. Sus supuestos amigos y protectores comienzan a darle la espalda, al igual que la suerte. En un momento determinado, consciente de la situación en que se encuentra, urde una venganza contra todos aquellos que, a su modo de ver, no la han tratado honradamente.
La novela se lee con gusto desde el punto de vista narrativo. La trama es ágil, con ciertas dosis de intriga, y se desarrolla en una época histórica de gran importancia. Muchas referencias y personas son difíciles de captar para quien carece de conocimientos de estos años. El decorado lo ponen la Alemania de Hitler, los fraudes empresariales y fiscales, el poder de la prensa, la corrupción a todos los niveles, el permisivismo sexual, aunque sin descripciones explícitas, y la hipocresía de toda una sociedad. Puede decirse que de esta depravación y este cinismo no se salva ni el apuntador. En definitiva, nada que no exista ya, en parte, en la primera novela premiada de Lemaitre “Nos vemos allá arriba”.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario

Expiación, Ian McEwan


Esta larga obra contiene una novela tradicional inglesa, una apología contra la guerra y una bella descripción del arrepentimiento y la expiación de una joven enfermera, perseguida por los remordimientos tras haber enviado a prisión con su testimonio a un joven inocente. Todo ello en torno a un personaje inolvidable como protagonista, la pequeña Briony Tallis, que de pequeña sueña con ser escritora y al final lo consigue. El libro es, al mismo tiempo, un homenaje a Virginia Woolf y, de algún modo, a Jane Austen.
La primera parte de la novela transcurre en un solo día de verano en la casa solariega de la familia Tallis y es una obra de arte por su densidad y sus personajes. La segunda describe la retirada de las tropas inglesas hacia Dunkerke en el año 1940, con toda su carga de crudeza y desesperación. La tercera nos presenta a Briony trabajando de enfermera en 1940, poco antes de la entrada de Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial, y su deseo de expiación. El epílogo nos sitúa de nuevo en una perspectiva elevada, y anciana, con reflexiones acerca de la responsabilidad del autor por sus personajes y por los límites de la expiación por los propios errores.
Muy buena novela, que vale la pena leer con tiempo suficiente.

Publicado en Novela | Etiquetado | Deja un comentario