Tus pasos en la escalera, Antonio Muñoz Molina


El narrador relata en primera persona sus días en Lisboa, recién llegado de Nueva York, y sus preparativos para la llegada de su mujer, Cecilia, que trabajará en un instituto de investigación neuronal. Los detalles de su vida en Lisboa, junto con su perra Luria, se alternan con recuerdos de la vida común en Nueva York, marcados especialmente por el atentado del 11 de septiembre. Cecilia investiga en especial los mecanismos neurológicos relacionados con el miedo en los animales, sobre todo ratas. También nos relata la historia de su despido, y su decisión de no trabajar nunca más en las condiciones en que lo ha hecho.
En los relatos se van mezclando recuerdos pasados con presentes, y el deseo de Bruno —hacia el final de la novela averiguamos su nombre— de reproducir con la mayor fidelidad posible el piso común en Nueva York adquiere rasgos enfermizos.
Muñoz Molina tiene un estilo característico de narración, que en este caso pasa a formar parte del argumento. Podría describirse como intimista, inquietante y obsesivo. Los personajes secundarios, desde un «manitas» y una limpiadora hasta un amigo norteamericano y la perra, van modificando sus reacciones con el tiempo, volviéndose irrelevantes y al mismo tiempo más reales que Bruno mismo.
Me ha gustado por su originalidad y por el clima que consigue crear el autor.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario