Los perros negros, Ian McEwan


Los perros negros es una de esas novelas que reflejan la experiencia vital y literaria de un autor. No es fácil describir qué es lo que sucede en la novela, ni qué importancia tiene cada uno de los elementos. Basta con leer reseñas de fuentes diferentes para darse cuenta. Para unos se trata de una fusión de intriga y metafísica. Otros ven en el libro un estudio del lado oscuro que todo hombre encierra. Otros lo describen como una narración del encuentro con el Mal absoluto. Es un poco de todo eso. El narrador, un huérfano que desde pequeño buscó compañía en los padres de sus amigos, intenta relatar la vida de sus suegros, que viven separados a pesar de no estar divorciados. De su mano llegamos a un acontecimiento clave en la vida de la pareja durante un viaje de novios por Francia poco después de acabar la Segunda Guerra Mundial.
El lenguaje y el ritmo narrativo de McEwan son extraordinarios. No se echan de menos escenas de acción, ni de otro tipo. Excelente relato.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario