Los crímenes de Alicia, Guillermo Martínez


Una novela policíaca diferente de las que están de moda últimamente. El protagonista no es esta vez el comisario, y el autor tampoco intenta despistar al lector con prácticas de ilusionismo literario. El narrador, argentino como el autor, se encuentra en Oxford investigando en un tema de Lógica. Su profesor, Arthur Seldom, es miembro de una exclusiva hermandad que debe honrar y proteger la persona y las obras de Lewis Carroll, el autor de Alicia en el país de las maravillas. Poco antes de la publicación de sus diarios, una becaria descubre una hoja arrancada de uno de los diarios, relacionada al parecer con la oscura relación de Carrol con Alicia Liddell, que el escritor fotografió repetidas veces cuando esta tenía 11 años. A partir de ahí comienzan a suceder hechos extraños, que culminan en tres asesinatos.
Las acusaciones de pedofilia contra Lewis Carrol son relativamente recientes, y se refieren a unas pocas fotografías de niñas pequeñas. El autor trata este tema con delicadeza, subrayando las diferencias de los primeros años de la fotografía con respecto a nuestros tiempos. La narración es un poco lenta, y acaba al estilo de Agatha Christie, con una explicación extensa de los hechos. Con todo, no acabo de comprender que esta novela haya recibido el Premio Nadal.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario