Expiación, Ian McEwan


Esta larga obra contiene una novela tradicional inglesa, una apología contra la guerra y una bella descripción del arrepentimiento y la expiación de una joven enfermera, perseguida por los remordimientos tras haber enviado a prisión con su testimonio a un joven inocente. Todo ello en torno a un personaje inolvidable como protagonista, la pequeña Briony Tallis, que de pequeña sueña con ser escritora y al final lo consigue. El libro es, al mismo tiempo, un homenaje a Virginia Woolf y, de algún modo, a Jane Austen.
La primera parte de la novela transcurre en un solo día de verano en la casa solariega de la familia Tallis y es una obra de arte por su densidad y sus personajes. La segunda describe la retirada de las tropas inglesas hacia Dunkerke en el año 1940, con toda su carga de crudeza y desesperación. La tercera nos presenta a Briony trabajando de enfermera en 1940, poco antes de la entrada de Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial, y su deseo de expiación. El epílogo nos sitúa de nuevo en una perspectiva elevada, y anciana, con reflexiones acerca de la responsabilidad del autor por sus personajes y por los límites de la expiación por los propios errores.
Muy buena novela, que vale la pena leer con tiempo suficiente.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario