El existencialista hastiado, Howard Mumma

En el caso, poco probable, que alguien haya leído mis dos últimas entradas en este blog, se habrá dado cuenta de que he releído y reseñado las dos obras más emblemáticas de Camus. El motivo era este tercer libro, aparecido ahora por primera vez en castellano (título original en inglés: Albert Camus and the Minister, 2000). La presentación es muy atractiva: conversaciones de un pastor metodista con uno de los iconos del existencialismo, supuestamente ateo y comunista, que murió con solo 47 años en un accidente de tráfico.
Quienes conozcan algo más que lugares comunes sobre Camus sabrán que, a diferencia de Sartre, el escritor francés del norte de África se distanció oficialmente del “existencialismo” y de la ideología comunista. No obstante, sus escritos destilan un existencialismo peculiar, con tintes muy propios. También es sabido que en los últimos años de su vida se acercó mucho a la religión católica, en la que estaba bautizado, y que en sus conversaciones con intelectuales conocidos como Simone Weil, Sartre y Simone de Beaouvoir asumía posturas contrarias al “ateísmo dogmático”.
Howart Mumma, pastor metodista, ofició en la Iglesia Americana en París durante varios años y en veranos sucesivos en la década de los 50. Durante este tiempo entabló amistad con Albert Camus, que había acudido a la iglesia para escuchar música de órgano.
La primera mitad del libro es una introducción a la vida y obra de Camus. La segunda mitad recoge las anotaciones del pastor protestante sobre sus conversaciones con Camus. En estas entrevistas se recoge la trayectoria que siguió Camus, y la “estrategia” o línea argumentativa del pastor en su exposición de ideas y posturas.
Sin duda, un libro interesante, que arroja una luz muy diferente sobre la vida y obra de Camus y, en general, sobre la postura de un intelectual honrado ante la religión y el sentido de la vida.

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario