Todo lo mejor, César Pérez Gellida

He comentado en este blog otras obras de Pérez Gellida, escritor vallisoletano de novela negra que irrumpió en el mundo editorial hace unos 7 años y que ha conquistado a innumerables lectores, tanto en España como en otros países. Su serie de novelas en torno al inspector Ramiro Sancho y la psicóloga Erika Lopategui comenzó como una novela negra de buen ritmo y fue expandiéndose y derivando en una distopía interesante pero menos creíble. A lo largo de esas 8 novelas y algunas narraciones secundarias aparecen personajes muy logrados como el inspector Sancho, el policía islandés Olafsson y el psicólogo ruso-vasco con un turbio pasado Armando Lopategui «Carapocha».
Al parecer, el autor no ha podido resistir la tentación de explotar a este último personaje, introduciéndolo como protagonista en una novela criminal y de espías ambientada en Berlín Oriental en 1980, es decir, en una de las fases más peligrosas de la llamada Guerra Fría. La joven promesa de la KGB, que utiliza otro nombre, alterna en esta novela entre tres roles: el espía que tiende una trampa a espías de la Alemania Occidental, el joven que persigue a una mujer que conoció en Moscú durante la olimpiada y el investigador que no puede dejar de cooperar en un asunto que le indigna personalmente, pues concierne al tema de sus estudios psicológicos en torno a los asesinos en serie.
Novela bien ambientada, dentro de lo difícil que es conocer la vida cotidiana en el «socialismo realmente existente», como se autodefinía la sociedad decadente y corrupta de la RDA, en donde un porcentaje increíblemente elevado de ciudadanos eran cooperadores más o menos asiduos y formales de la Stasi, el servicio secreto. A pesar de ser una precuela, la novela puede leerse sin conocer las demás obras de este autor y, si no me equivoco, es el inicio de una nueva serie de narraciones.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario