Los tiempos del odio, Rosa Montero

Tercera y probablemente última entrega de la serie de novelas de acción en torno a la replicante Bruna Husky, que comenzó como un homenaje a Blade Runner o, más exactamente, a la novela de Philip K. Dick que sirvió de inspiración para la película de Harrison Ford. La idea es interesante, y a Rosa Montero le sobran recursos literarios para dar vida a una replicante de combate en el centro de Madrid. La primera entrega vivía de la idea primitiva, la identidad de un ente que piensa como un humano, pero es consciente de que su memoria es falsa y su vida tiene fecha de caducidad. La segunda entrega comenzó a complicarse con otros temas, como la contaminación y un estado fundamentalista, y la tercera abunda en estos mismos temas, distrayendo de una trama poco creíble en sus dimensiones y en su desenlace.
No voy a profundizar más en la historia, que sufre bajo el hincapié que hace la autora en el tema básico: la identidad emocional de una Androide dotada de memorias falsas y que, de algún modo, siente una capacidad o necesidad de amar que, al mismo tiempo, debilita sus aptitudes sobrehumanas. Los demás personajes de la trama, como el archivero ilustrado, la niña rusa salvaje que Bruna rescató de una zona contaminada, el “tragón” alienígena, una matemática enferma mental, una secta anti-progreso y los nuevos “chelis” con su lenguaje codificado, no logran crear un clímax adecuado para las pretensiones apocalípticas de la narración. A esto se suman excursiones en los Rosacruces y un cameo muy simpático de la autora. En definitiva, interesante como complemento a las otras novelas si se han leído, pero nada más.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario