La verdad sobre el caso Harry Quebert, Joël Dicker

Esta novela ha obtenido numerosos premios en Francia, y se ha comenzado a rodar una serie televisiva. No es, sin embargo, la primera novela de este autor suizo de 33 años. En su propia página web escribe que la primera publicación “Après plusieurs romans refusés par les éditeurs à qui il les soumet” es del año 2012.
La novela gira en torno a dos escritores. Harry Quebert, con 67 años en la época principal de la novela (el año de la elección de Obama, 2008), es un escritor consagrado y profesor de literatura, que se hizo famoso con la aparición de su obra “Los orígenes del mal”, y que vive en una ciudad costera al norte de Boston. Su alumno, cuarenta años más joven, es Marcus Goldman, un prometedor autor emergente que se enfrenta a una época de sequía con la “enfermedad del escritor” o, “el miedo a la página en blanco”. Marcus se dirige a Harry para pedirle consejo, pues su editor le amenaza con demandarle si no le entrega a tiempo un nuevo manuscrito de los cinco previstos en el contrato.
En esas circunstancias estalla una bomba mediática: en el jardín de la casa de Harry se encuentra por azar el cadáver de una joven de 15 años, Nola Kellergan, desaparecida 30 años antes. Las sospechas se centran pronto en Quebert, que reconoce que había tenido una relación sentimental con Nola. Marcus acude al pueblo para intentar ganar algo de claridad, pues no puede creer que su admirado amigo sea capaz de algo así.
A partir de ahí comienza un caleidoscopio de tiempos y personajes, con escenas alternantes situadas entre 1969 y 2008, que llevan al lector a numerosas conclusiones y sospechas en torno a numerosos personajes, muchos de ellos de nombre o apellido judío, como Marcus mismo. Se crea así una expectación, algo artificial, en la que los personajes pierden algo de nitidez. El lector comprueba por el número de la página en que se encuentra que la solución presentada hasta ese momento no puede ser la definitiva… Los sospechosos se suceden a un ritmo acelerado hasta la última página, en la que uno se da cuenta de que casi nada es como se presumía al comienzo. Es, sin embargo, una intriga un poco engañosa, provocada por el Autor, en la que el lector cae en las mismas trampas y conclusiones erróneas que los investigadores.
En definitiva, una novela entretenida, pero sin gran peso literario.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario