La bella bestia, Alberto Vázquez-Figueroa

Esta novela de Vázquez-Figueroa está centrada en la persona de Irma Grese, celadora de varios campos de concentración nazis y responsable directa de la muerte de miles de prisioneros, tanto judíos como polacos, gitanos, etc. Con el fin de no honrar a una persona así, envuelve la narración en otra, y ésta a su vez en otra. Mauro Balaguer, editor de éxito en una época difícil de su vida, recibe una tarjeta de visita de una elegante anciana que le anuncia que conocía a la «Bella bestia», como se la ha llamado en algunos momentos. Durante varios días de estancia en Córdoba, la anciana relata cómo conoció a Irma y se convirtió en su esclava y su amante a la fuerza, y cómo fue de ese modo testigo directo de las atrocidades de los campos de exterminio de Ausschwitz, Birkenau y Bergen-Belsen, y más tarde del juicio en que se condenó a muerte a Irma.

Pese a algunas imprecisiones, la novela describe de forma indirecta uno de los capítulos más funestos de la historia de la humanidad y, como es habitual en el Vázquez-Figueroa de los últimos años, saca moralejas en varias ocasiones, que pone en boca de la anciana y del editor. Este libro, como muchos otros, debería ser de lectura obligatoria para cualquier cabeza rapada que se tatúa una cruz gamada en el brazo. De todos modos, no es una de las mejores novelas de este autor. Viviendo en Alemania, me parece incluso que lo trata de forma algo frívola.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario