La presencia, Mercedes Salisachs

Los dos protagonistas -Cristina, una joven de 17 años, hija de un empresario especulador en la posguerra, que planea un complejo hotelero en la Costa Brava y Claudio, un arquitecto, casado y con 3 hijos, que se asocia con el padre de Cristina- se ven arrastrados a una relación imposible por muchos motivos. Cristina está convencida de que su hermana siamesa Herminia, de la que fue separada a los pocos días de nacer en un hospital de campaña, no está muerta como afirman todos, sino que todavía vive, y está en una intensa relación con ella. Los límites entre la locura, las convenciones, la realidad y la singular compenetración de las hermanas gemelas, se van desplazando a lo largo de las páginas de esta intensa novela.

La autora alterna entre varios puntos de vista: la narración de Cristina vuelta a la finca muchos años detrás de los hechos, el relato lineal de Cristina en primera persona, y una exposición del punto de vista de Claudio. Esto hace la novela algo confusa. De todos modos, una vez que se está dentro, la obra de Salisachs engancha. Su prosa es elegante y al mismo tiempo ligera. Las conversaciones son realistas, y los personajes nítidos.

Una novela dura, con giros inesperados y, sin embargo, profundamente humana.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario