El temblor del héroe, Álvaro Pombo

Esta novela le ha valido a Pombo el premio Nadal. Después de leerla y de leer algunas opiniones en distintos foros me planteo el porqué. No es un relato propiamente dicho, salvo dos o tres páginas. Es una colección de consideraciones filosóficas, que ocupan probablemente al mismo autor, puestas en boca o en mente de cinco personajes muy singulares, o seis, si se añade a Eduardo, un gay estereotípico al volante de un Mercedes SLK.

El personaje central es Román, un profesor de ética jubilado, que coquetea platónicamente con una de sus antiguas alumnas y, a raíz de una entrevista, con un joven periodista y el victimario de éste, un pederasta y patinador urbano de la misma edad que Román. Las elucubraciones acerca de la substancialidad de cada personaje, tanto en cuerpo como en espíritu, tienen su origen muy atrás, en la colección de relatos de 1977 que abrió la obra en prosa publicada de Pombo. A esto se añaden otros temas no menos importantes como la lealtad, la culpa, la homosexualidad y el arrepentimiento.

Pombo abre muchos hilos en la narración, sin cerrar ninguno. Quizá sea precisamente eso lo que pretende. Pero la arbitrariedad a que conducen (los alemanes tienen para ello una preciosa palabra, Unverbindlichkeit), deja un mal sabor de boca. El desenlace es lógico, al igual que la reacción de todos los involucrados, incluyendo el inspector de policía. En fin, hay cosas mejores que leer.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario