Llamadme Alejandra, Espido Freire


Novela histórica centrada en Alejandra, la esposa del último zar Nicolás II. En el inicio de la narración, Alejandra intenta preparar a sus cuatro hijas y a su hijo para lo que se había anunciado como un nuevo traslado de la familia imperial. Sigue una narración en primera persona, en la que Alejandra rememora los acontecimientos que la llevaron a su trágica situación, desde su juventud en Alemania y en la corte de la Reina Victoria de Inglaterra hasta su vida como zarina. Muy documentada y escrita en un estilo literario agradable y cuidado, la novela no pretende evaluar ninguno de los acontecimientos (matrimonio, entrada en la corte, las distintas guerras y la revolución) ni las personas involucradas, incluyendo al marido de Alejandra, el zar Nicolás II, los promotores de la revolución y el misterioso Rasputin.
No es fácil meterse en la cabeza y en el corazón de una emperatriz de hace más de cien años, nacida y criada en una nobleza muy distinta de la que conocemos hoy en día, que se encuentra sin preparación alguna con la corte imperial del mayor país del mundo, con sus intrigas, sus odios y sus intereses creados. Como alemana y anglicana que era, se ve obligada a aprender nuevos idiomas y nuevas costumbres y a asumir una nueva religión. Su sufrimiento al no poder dar a luz hijos varones hasta el nacimiento de Alexis, que nació hemofílico, su apoyo en todo momento a su marido, que llegó demasiado joven al poder, y su dependencia del entorno y de los consejeros en relación con las informaciones y las decisiones marcan los trágicos años de una mujer que, en los libros de historia, aparece sin vida privada. Espido Freire intenta aportar algo de luz, subjetiva como es natural en una novela, pero creíble.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario