La ballena de St. Piran, John Ironmonger


Esta novela sorprende por su planteamiento, por sus protagonistas y por el tono esperanzador que encierra. Jonas (Joe Haack) es un analista de un banco de inversión, autor de un programa capaz de predecir cambios en las acciones a partir del análisis de un cúmulo de informaciones. Junto a grandes éxitos, que comportan jugosos beneficios para su Banco, experimenta un enorme fracaso durante el cual sus compañeros lo “eligen” como culpable. Al igual que Jonás en la escena bíblica, Joe acaba en el mar, y es salvado aparentemente por una ballena y arrojado a la playa de St. Piran, una idílica población en Cornualles. Poco después, una crisis bélica en el Estrecho de Hormuz y una pandemia originada por un virus similar al de la gripe española de 1918 llevan al pueblo y a gran parte del mundo a una situación extrema, en la que parecen cumplirse las premisas elegidas por Joe para su programa Cassie, especialmente el egoísmo como pauta básica de actuación humana.
Las citas de la Biblia, de Hobbes y de muchos otros autores aportan simbolismo a una trama que mezcla elementos apocalípticos con personajes de gran humanidad y a un inesperado desenlace, en cierto modo moralizante sin resultar empalagoso. Me ha gustado.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario