Nada sucio, Lorenzo Silva y Noemí Trujillo


Esta obra, aparecida en 2016, es la primera de una serie de novela negra centrada en la detective privada Sonia Ruiz. Comencé a leerla llevado por mi experiencia con otros libros de Silva. Y me quedé decepcionado. La trama comienza presentando a la protagonista, licenciada en paro y arruinada que decide hacerse detective privada, y a su cooperador y vecino Pau, 15 años más joven que ella, estudiante y fricki informático. El primer caso que afronta Sonia es el del jefe de un supermercado, que acosa a una de sus cajeras. El comienzo es bueno, hasta que comienza la acción y aparecen personajes inverosímiles como Eloy, un ex-soldado con corazón metido a matón a sueldo, y una oferta de trabajo para Pau. El ritmo es irregular, las conversaciones en parte patéticas y la trama deja demasiados hilos sueltos.
A esto se suma un lenguaje grosero y descripciones sexuales que, hasta ahora, no aparecían en las obras de Lorenzo Silva. En definitiva, no es una serie que valga la pena seguir.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario