Por encima de la lluvia, Víctor del Árbol

En el centro de esta novela, en la que a mi modo de ver se aprecian ciertas inseguridades y desequilibrios en la narración, están dos ancianos que se conocen en una residencia en Tarifa. Helena arrastra las secuelas del suicidio perpetrado por su madre cuando Helena era una niña, en el que intentó llevarla consigo a la muerte, seguido de una relación cínica con su marido, con una amiga de infancia y con su hijo David. Miguel, perseguido por al fantasma de su padre, asesinado cuando redimía pena en las obras del Valle de los Caídos, ha llevado una vida sin alicientes, y acaba de ser diagnosticado de Alzheimer. Un día deciden salir de viaje, al encuentro de sus fantasmas, y van afrontando por primera vez conjuntamente los temas que han eludido durante muchos años. Una segunda trama tiene lugar en Suecia, donde habita un antiguo asistente militar del padre de Helena, involucrado indirectamente en negocios turbios.
Los perfiles de los personajes son algo exagerados, pero no carecen de cierta credibilidad. El ritmo no es homogéneo, y el lenguaje poco diferenciado, sobre todo en los diálogos. La conexión entre ambas tramas es demasiado débil para resultar convincente. En definitiva, una novela con carencias, para mí bastante peor que otras del mismo autor.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario