La carne, Rosa Montero

Original relato de Rosa Montero. Pese a lo que quizá quiera sugerir la portada del libro, el tema no es el sexo, aunque esté presente de forma no explícita en la narración. El tema, o los temas, son más bien los fantasmas que persiguen a una mujer soltera de sesenta años recién cumplidos que a veces no sabe muy bien qué hacer con su vida. La novela comienza cuando la protagonista, Soledad, decide contratar a un escort para provocar celos a un ex-amante, mucho más joven que ella, que acudirá a la ópera junto con su mujer embarazada. Este hecho, que se menciona en las primeras páginas, es ya un síntoma claro del desorden interior de la protagonista. A partir de ahí van sucediendo pequeñas cosas que van desequilibrando aún más a Soledad, por otro lado una persona culta, buena profesional y con buenos contactos a nivel social.
El trabajo actual de Soledad es organizar una exposición en la Biblioteca Nacional sobre el tema «Escritores malditos». Esta es la parte que más me ha gustado de la novela. Montero ha seleccionado a algunos autores realmente «malditos» o desgraciados a pesar de su genialidad. Volviendo a Soledad, que tiene una hermana demente llamada Dolores (sólo faltan Angustias y Penas), Rosa Montero describe de una forma casi física su dolorosa introspección, su desesperación, su ansia de ser amada… En algunas páginas me ha recordado a las reflexiones sobre Marie Curie en «La ridícula idea de no volver a verte».
Espero por el bien de la autora que la novela no tenga nada de autobiográfica. Ella misma aparece en un cameo muy simpático en relación con una de las autoras malditas. El libro se lee con rapidez y no aburre en ningún momento. Junto a la excelente prosa de la autora, que aquí vuelve a escribir a borbotones, tiene esa cierta dosis de desquiciamiento que invita al lector a congraciarse con la autora.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La carne, Rosa Montero

  1. Ana dijo:

    Completamente de acuerdo con la reseña, a mi me gustó…

Deja un comentario