El general en su laberinto, Gabriel García Márquez

A primera vista, una novela histórica centrada en las últimas semanas de vida de Simón Bolívar no parece excesivamente atractiva, salvo que el autor sea García Márquez. La novela, que el autor introduce y comenta en un epílogo con agracedimientos, se inicia en la fecha en que el Libertador renuncia a la presidencia de la República en Santa Fé (Bogotá) e inicia su camino hacia un exilio que nunca llegó a ser efectivo. A partir de ahí, la novela va introduciendo y describiendo la relación de Bolívar con los personajes más cercanos a su vida y sus gestas.

El paisaje que recorremos, desde Bogotá y a lo largo del río Magdalena hasta una granja cercana a Santa Marta, en las faldas de la Sierra Nevada, es mucho más que un marco para la narración. Forma parte de la historia de un hombre de su tiempo que es, al mismo tiempo, la figura eterna del promotor de una idea visionaria que, una vez realizada a medidas, se vuelve contra su mismo autor y lo arrolla, dejándolo solo y decepcionado en un rincón.

Esta entrada fue publicada en Historia, Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario