Reír al viento, Sandra Barneda

Soy un lector con mucho aguante, capaz de tragarse cientos de páginas. Pero tiene que valer la pena. Este libro lo empecé a acortar a partir de la página 90, y luego cada vez más acelerado a partir de la 200. Infumable.

La protagonista, una cuarentona recién divorciada, decide irse de vacaciones a Bali para ver si se cura de su crisis existencial. Allí encuentra a una sabia consejera adulta, a una pareja de treintaañeras en el mismo plan que ella, a una pintora lesbiana, y a la mitad de la isla… En la novela nos narran con todo tipo de pelos y señales el estado de ánimo de todas las protagonistas, sin que por otro lado pase absolutamente nada. Además, la autora se cree obligada a traducir todas las conversaciones del inglés en cientos de Notas a pie de página. Uff.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario