Las tres bodas de Manolita, Almudena Grandes

Tercera entrega de la saga de la postguerra de Almudena Grandes. Esta vez el centro de la trama es Madrid, y varios temas principales: la cárcel de Porlier, la redención de penas mediante el trabajo y la infiltración de la policía y la brigada social en las organizaciones clandestinas. Como en las dos entregas anteriores, Almudena se alarga innecesariamente con epílogos que sitúan a estas novelas más en la línea de la memoria histórica que en la mera novela.

Manolita, hermana de un militante de la JSU, se ha negado siempre a tomar parte en las actividades políticas de Toñito, su hermano mayor. Al acabar la guerra tiene que hacerse cargo de sus cuatro hermanos, pues su hermano desaparece, su padre es fusilado y su madrastra encarcelada. Consigue que admitan a sus dos hermanas en un internado de Bilbao que, a la postre, resulta ser menos prometedor de lo que se espera. Su hermano, oculto en la trastienda de un tablao flamenco, le propone un arriesgado plan para poder poner en marcha unas máquinas de imprenta con fines de propaganda, lo que lleva a Manolita al borde de la detención.

A diferencia de las dos primeras, esta novela resulta algo confusa y, a mi gusto, sobrecargada con mensajes políticos. La imagen blanco/negro de la guerra y de la postguerra desde la perspectiva de Almudena resulta aquí demasiado acentuada. Como suele hacer, se extiende en las biografías de los personajes secundarios. Es una pena, pues los personajes principales están bien perfilados y dan para mucho, en especial Silverio y la Palmera, un curioso travestí que “adopta” como hermana a una bailaora.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario