Inés y la alegría, Almudena Grandes

Almudena Grandes ha iniciado un proyecto narrativo formado por seis novelas en torno a la postguerra española, con el título genérico «Episodios de una guerra interminable». Narrados desde la perspectiva «republicana» y, si no tendencia, si con una simpatía clara por uno de los bandos de la guerra civil, trata temas olvidados en la historia que aprendimos los de mi generación en el colegio.

El primero, Inés y la alegría, se centra en un episodio casi pintoresco, pues no causó muchas víctimas, pero real y casi desconocido: la invasión del Valle de Arán a cargo de la Unión Nacional Española en otoño de 1944. El padre de un amigo mío, guardia civil, fue de las tropas que llegaron al Valle, atravesando el túnel de Bielsa, perforado pero todavía inacabado, para expulsar a los «invasores», españoles que habían combatido con la resistencia francesa y que, a raíz del desembarco de los aliados en Normandía, confiaban en que la comunidad internacional se enfrentaría a Franco.

Almudena Grandes suele escribir muchas páginas en sus novelas. A veces demasiadas. Esta vez no le sobran páginas a la trama, pero sí al epílogo. Se nota el deseo que impulsa a la escritora de dar a conocer hechos y situaciones de las que se ha hablado poco. La narración es lineal, aunque algo épica por la repetición de ideas, y tendiendo más bien a lo que los alemanes llaman «pintura en blanco y negro»: los buenos son muy buenos, los malos son muy malos. De todos modos, vale la pena leerla.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario