El bar de las grandes esperanzas, JR Moehringer


La historia de un bar cerca de Nueva York, y de sus clientes. O la historia, autobiográfica, de un escritor que sobrevivió a años difíciles y que aprendió a afrontar la vida en un bar. El Dickens, llamado luego Publicans, era un bar en Manhasset, localidad situada en el centro de Long Island. JR Moehringer frecuentó este bar, en el que trabajaba su tío Charlie, hermano de su madre, durante sus años de adolescente y de joven adulto, mientras intentaba sentar pie en la vida.
No voy a entrar en detalles acerca de los personajes, como el mismo Moehringer, sus padres separados, los habituales del bar y su propietario Steve, pues la novela vive precisamente de eso, de descubrir a los personajes junto con el autor. Moehringer posee una gran habilidad para ir narrando acontecimientos importantes y menos importantes y componer así una novela. El bar del que habla podría estar realmente en cualquier lugar del mundo. Es uno de esos lugares que deben su existencia y su éxito a la personalidad de una persona, nacida como posadero, o anfitrión, capaz de interesarse por todos los visitantes y de interesar a todos los clientes. Un genio en las presentaciones, en los finos vínculos que unen a los habituales de un bar, un pub, una Kneipe, es decir, de un lugar al donde se va para estar, y no tanto para comer o para beber.
Muy buen libro.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta