La pesca del salmón en Yemen, Paul Torday

Es una novela de humor negro con muchos matices, entre ellos la ironía que se gasta con la gente que critica un tema sin conocerlo. El libro trata de la persecución de la utopía, en este caso una utopía que, a ratos, parece posible. Y el desastre final, cuando la utopía ya ha alcanzado, por su atractivo, a personajes que, aparentemente, están inmunizados (como el primer ministro inglés).

No es un libro triste, sino una locura, ya que, como he dicho, a ratos esa utopía en concreto parece posible, pero hay que dejarse arrastrar (lo cual es muy divertido).

Acerca de Isabel

lectora de novelas, preferiblemente con argumento, aunque después de muchos años me empiezan a gustar simplemente las bien escritas. Mayorcita, me ceden el asiento en el metro cuando no me tiño el pelo, y mi hija dice que soy friki. Yo me siento joven, lo que debe de ser típico de mi edad. Y como esto no es una novela, adiós, que me enrollo.
Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta