Los herederos de la tierra, Ildefonso Falcones

Después del éxito, merecido o no, de La catedral del mar, Falcones no ha podido resistirse a la tentación de aprovecharlo para lanzar una nueva novela. En realidad no es una continuación de la primera obra conocida de este autor, pues la aparición de Arnau se limita prácticamente a su muerte. La trama se centra en las desventuras de Hugo Llor, un hijo de marino que intenta abrirse camino en una Barcelona inmisericorde con los debiles o con las minorías, incluyendo a esclavos, moros y judíos. La época, comienzos del siglo XV, ofrece mucho material histórico documentado, como el llamado cisma de occidente con el Papa Luna, las alianzas y las guerras de la corona de Aragón, y los ataques a las juderías en Barcelona y otras ciudades de la Peninsula.
Las condiciones son por tanto buenas para crear una novela histórica. Sin embargo, la novela es lenta, farragosa, exagerada en muchos aspectos y carece de homogeneidad. Se nota demasiado la producción en el “taller” de Falcones. Las descripciones sobre los sucesos históricos, su trasfondo, los gremios y sus estructuras, el proceso de producción del vino y su destilación etc. pecan a veces de demasiado extensas y muestran un estilo diferente de las narraciones de la acción y los diálogos. El autor mismo reconoce en el epílogo que ha alterado algunos hechos históricos para que encajaran mejor en la época elegida.
En definitiva, que me lo pensaré bien antes de leer el próximo libro de este Autor.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario