Años lentos, Fernando Aramburu

Un niño de ocho años procedente de un pueblo navarro se va a vivir con su tía y la familia de esta a San Sebastián a finales de los años sesenta del siglo pasado. A su llegada comparte habitación con Julen, su primo, que le saca algunos años y le profesa primero un cierto desprecio, más adelante aprecio e incluso cariño. El padre de Julen, Vicentico, es un obrero sencillo y apocado. La madre, devota pero sin formación cristiana, asume un gran protagonismo a lo largo de toda la obra en su papel abnegado, no exento de una gran decisión y fuerza de voluntad. Mari Nieves, la hermana poco favorecida de Julen, se deja llevar por su amiga Begoña y el grupo de amigos de esta hasta que la naturaleza cumple su función procreativa, provocando un drama familiar.
En esta época, con un decrépito Franco todavía en el poder, tiene lugar según el libro un adoctrinamiento clandestino de los jóvenes, apelando a su idealismo. ETA comienza a hacerse presente en la sociedad, con todas las consecuencias conocidas, y de forma más radical a raíz del asesinato de Melitón Manzanas. Julen es manipulado por el párroco, Don Victoriano, que se aprovecha de la honradez y simpleza del joven mecánico. Con el tiempo acaba militando, de un modo que no se describe en detalle, y tiene que exiliarse a Francia.
Aramburu escribe la novela a modo de apuntes de autor, tomados en supuestas conversaciones con el protagonista, a los que añade observaciones para una futura novela. Este original enfoque da agilidad a la narración, sin dejar por ello de caracterizar a los personajes. Algunos temas, como el tipo de militancia de Julen, su disidencia posterior y el destino de Julia, la hija discapacitada de Maria Nieves, quedan abiertos en la narración.
El relato subjetivo se caracteriza por una visión sesgada de la sociedad y de sus personajes. El cura adoctrinador y manipulador, la mujer devota pero ignorante y amoral, el obrero pusilánime, el joven idealista y, más adelante, desengañado y quizá traidor, etc. Muchos de estos elementos se repiten en Patria, escrita cuatro años más tarde, y forman parte de la visión particular del País Vasco y de la lucha armada que caracteriza la obra de Aramburu, en la que seguramente tiene una influencia el hecho de que este autor lleve muchos años viviendo en Alemania.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario