El último trayecto de Horacio Dos, Eduardo Mendoza

Eduardo Mendoza ha escrito obras muy diversas, desde proyectos literarios serios hasta obras satíricas como lo que pretende ser ésta. Me decidí a leerla recordando con una sonrisa en los labios “Sin noticias de Gurb” y me llevé la misma decepción que con el “Asombroso viaje de Pomponio Flato”.

No cabe duda que Mendoza es un maestro de la pluma. La redacción tiene un estilo propio. Podríamos decir que su lenguaje es satírico en sí mismo, con independencia de una trama que, en este caso, es bastante absurda y cansina desde el comienzo. Este relato no es de sus mejores obras y decepciona bastante.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario