Rónin, Francisco Narla

Novela de corte monumental ambientada en la decadente España y en el Japón de comienzos del Siglo XVII. Los protagonistas son un alférez gallego y su adorada, una menina siciliana de la reina, así como un samurai que recibe el encargo de vengar a su señor, traicionado por sus anteriores aliados en la guerra desencadenada por la sucesión del jefe de los ejércitos. En torno a ambos encontramos personajes reales como el valido del rey y su corrupto consejero, el oidor de la plaza de Manila y luego alguacil de la naciente ciudad de México, y una delegación de japoneses enviada por un señor feudal a Madrid para indagar la posibilidad de establecer relaciones comerciales y para quitarse al mismo tiempo de encima a los enviados desde Manila.

Novela muy documentada pero con «trampas» que el mismo autor admite en el epílogo. A fin de compaginar los hechos históricos con la trama de la novela y el tiempo necesario en aquella época para los traslados, algunos lances parecen acelerados, mientras que en otros, sobre todo las andanzas de la menina Constanza, hay demasiadas lagunas. También resulta un poco empalagosa la continua alusión al honor en la sociedad de los samurais, al sepukku y, como contraste, a la banalidad de los soldados castellanos.

No obstante, la novela engancha y parece bastante lograda, con excepción quizá de los últimos capítulos, que parecen más un epílogo que una parte de la novela. Recomendable.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario