Acceso no autorizado, Belén Gopegui

Belén Gopegui sorprende casi siempre por los temas que elige para sus libros. Por medio de la trama concreta, la autora realiza excursiones en diversos campos e invita a reflexionar.

En esta obra, los protagonistas son una vicepresidenta de un gobierno socialista en la España de la crisis, un joven hacker perseguido por una dudosa organización  india y un abogado que vive de defender a seguratas y que vive una segunda vida como hacker. La vicepresidenta, que se encuentra en una fase crucial de su legislatura, cuando encuentra incompatibilidades entre la línea de su gobierno y sus propias convicciones políticas en relación con los bancos, se encuentra un día con un intruso en su ordenador personal privado. La “flecha” como llama ella al visitante, pone a su disposición algunas informaciones interesantes, pero ella busca algo más en esa compañía anónima.

La novela plantea grandes incógnitas, no tanto en cuanto a la seguridad de la información, tema de sobra conocido, sino en cuanto a la indefensión de los ciudadanos e incluso de los gobiernos frente a una banca liberalizada. Como en otras obras de Gopegui, se echa de menos una visión algo más positiva, más abierta a posibles soluciones. En cualquier caso, recomiendo la lectura.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Acceso no autorizado, Belén Gopegui

  1. Isabel dijo:

    Conocí a Belén Gopegui cuando éramos más jóvenes, y desde luego entonces tenía motivos para una visión poco esperanzadora de la vida y el mundo. No sé si ahora pensará otra cosa, pero parece que no.
    A mí me gustó mucho su primera novela, La escala de los mapas, y sobre todo el catarro en el parador de Cuenca. Pero, a partir de entonces, creo que el resto de libros de ella que he leído -no muchos, reconozco- me parece que tienen algunas reflexiones interesantes, como su autora, pero poca trama, ninguna trama o una trama muy mala o muy poco verosímil. En especial El padre de Blancanieves, que le ha gustado a mucha gente que conozco, me ha parecido tan poco estructurado (y sobre todo la parte de la asamblea), que no le encuentro sentido y no he pasado de la pág. 50.
    Resumiendo, Belén Gopegui es para los que buscan en una novela que el pensamiento del autor sea interesante, y restan importancia a una buena trama y una expresión literaria.

Deja un comentario