Casa de espías, Daniel Silva


Esta novela reasume la acción donde la dejó la anterior del mismo autor, La viuda negra. Gabriel Allon, ya jefe de la Oficina, como se llama internamente al servicio especial de defensa contra el terrorismo de Israel, se ha propuesto capturar y “desactivar” a Saladino, terrorista del ISIS y cabeza rectora de numerosos atentados en varias metrópolis occidentales, uno de ellos en un edificio donde se encontraba el mismo Gabriel. Para ello recurre a algunos de sus colaboradores habituales, incluyendo la protagonista de La viuda negra. Se suman otros, como un ex-militar captado por el MI6. También los “enemigos” son diferentes, incluyendo a un empresario francés que encubre una red de narcotráfico bajo el manto de honorables actividades comerciales.
La cooperación con otros servicios secretos y el uso de recursos armamentísticos e informáticos son dos temas recurrentes en la narración, que sigue los cauces habituales y, quizá por eso, resulta algo repetitiva. Llaman la atención la brutalidad y la sangre fría con que actúan los agentes, que a ojos de algunos pueda parecer justificada por el riesgo agudo de terrorismo. No obstante, es un aspecto llamativo en los personajes principales. Las descripciones detalladas de paisajes y operaciones son una de las especialidades de Silva, que también encontramos en esta novela. Bien escrita, si bien pienso que no es necesario leer la serie completa del autor.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario